Actitud positiva

Dicen que una actitud positiva no funciona siempre. Eso es cierto, pero una actitud negativa funciona cada vez! Aquí hay una gran historia de Bethany Hamilton, la joven surfista que le mordió el brazo un tiburón.  Podría haber elegido fácilmente una actitud negativa. No siempre podemos controlar nuestras circunstancias en la vida, pero podemos elegir nuestra actitud hacia ellas.  No podemos controlar lo que otras personas dicen, piensan o nos hacen. No debemos dejar que otros dicten cómo van los días.  El reto es considerar cada obstáculo como una oportunidad para aprender y crecer.  Cada momento oscuro como una oportunidad para brillar. Busca lo bueno en cada día. ¡Puede que lo encuentres!   También echa un vistazo a la historia de Bethany en la sección de bóveda de video de este sitio.